Sistema Perverso

Burocracia… esa palabra la aprendí muy chica leyendo las historietas de Mafalda, pero uno la empieza a sufrir de adulto.

La burocracia no solo es patrimonio de los organismos del estado, los ámbitos privados están cada vez más atestado de ella.

En mis anteriores post les comenté que tengo cáncer, ya me hicieron una punción con Mamotomme en la que previamente fue un ir y volver, cambiar órdenes, algo muy agotador.

El.lunes próximo tengo que ir a cirugía, aún no tengo la autorización de la prepaga y para la marcación nuevamente tengo que sufrir la mala atención de las empleadas de éste lugar. En vez de atención al cliente debe ser ataque al cliente. La parte médica es excelente pero en lo que es empleadas es espantosa.

No hay derecho que con una enfermedad grave uno tenga que estar de un lado para otro por una palabra.

Angustia, stress todo provocado por empleadas que deben ganar un sueldo bajo como uno, por gente que pretende ser más papista que el Papa con planteos absurdos.

El prójimo no le importa a nadie.